banner web prinicpal fisiovitae

Pilates, cambia tu cuerpo & mente

“En diez sesiones notarás la diferencia y en treinta te cambiará el cuerpo”.

Y es que quienes lo practican con regularidad aseguran que con este método se consiguen notables e importantes mejoras en el tono muscular. Y es que el Pilates no sólo ayuda a mejorar la condición física, sino también la capacidad de control y concentración.

 

Pero éste no sería el único beneficio del método Pilates, ya que sus seguidores destacan, entre otros, los siguientes puntos positivos:

  • Aporta vitalidad y fuerza. Mayor flexibilidad, destreza, agilidad y coordinación de los movimientos.
  • Figura más estilizada.
  • Corrección de hábitos posturales perjudiciales y reducción de los dolores de espalda.
  • Mejor autoconocimiento del cuerpo.
  • Prevención y rehabilitación de lesiones musculares.
  • Mejoras en los sistemas sanguíneo y linfático.
  • Reducción del nivel de estrés y de las tensiones a través del control de la respiración y de la concentración.

blog pilates2Su objetivo principal no es la quema de calorías, sino reforzar la musculatura y aumentar el control, fuerza y flexibilidad de nuestro cuerpo. Aunque, como todo ejercicio físico, supone un aumento en el gasto energético y, por tanto, también contribuye a mantener un peso equilibrado.

Los seis principios esenciales de este método son control, concentración, fluidez, precisión, respiración y centro. Precisamente, con este último principio, el Pilates hace referencia a una zona concreta del cuerpo denominada centro de fuerza, que también se conoce como mansión del poder. Dicha zona la conformarían los músculos abdominales, la base de la espalda y los glúteos y la intención es que, a través de su fortalecimiento, se ejerciten el resto de partes del cuerpo.

La mayoría de los ejercicios se realizan mediante una serie de movimientos suaves y lentos y con la ayuda de aparatos diseñados específicamente para esta disciplina. En todos y cada uno de estos movimientos controlados se intenta conseguir la mayor precisión posible a través del control de la respiración, la correcta alineación de nuestro cuerpo y, por supuesto, la concentración. De esta manera se evitan gestos violentos o incontrolados que puedan ser agresivos para el organismo.

(Fuente: http://www.webconsultas.com )

Volver