banner web prinicpal fisiovitae

BENEFICIOS DE PRACTICAR PILATES PARA RECUPERARTE TRAS EL PARTO Y CON TU BEBE 

Después de la maravillosa experiencia de ser mamá, queda una tarea pendiente: recuperar el cuerpo como estaba antes del embarazo. El contacto con el bebé, interactuar y disfrutar de él, es uno de los aspectos más beneficiosos del trabajo de pilates en conjunto.

Antes de empezar con el Pilates, tenemos que asegurarnos de que tu musculatura abdominal cumple con unos mínimos. Si no es así, el pilates no sólo no será efectivo, sino que puede ser perjudicial y agravar la debilidad de la faja abdominal y del suelo pélvico.

Después del embarazo y del parto, el abdomen suele quedar distendido, es decir, sin capacidad para activarse correctamente ante incrementos de presión como, por ejemplo, flexionar el tronco desde la posición de estirada bocarriba.

Quizás es pronto para practicar pilates o incluso lo tengas contraindicado. ¿Cómo ha quedado tu abdomen? ¿y tu suelo pélvico? ¿tienes molestias en la pelvis o en la espalda? ¿Tienes síntomas que antes del embarazo no tenías, como pérdidas de orina? ¿El abdomen cuelga de manera exagerada cuando te incorporas o cuando toses? Todos estos aspectos hay que valorarlos y por eso, antes de retomar cualquier actividad deportiva, hay que pasar por la consulta de un fisioterapeuta especialista en suelo pélvico.

Por lo que respecta al momento en el que comenzar a practicar Pilates tras haber dado a luz, por lo general se recomienda esperar entre cuatro y seis semanas. Sin embargo, lo mejor para saber cuándo el cuerpo está preparado es consultar con tu médico. Y, por supuesto, lo más importante a la hora de realizar Pilates PostParto es contar con metodologías profesionales y adaptadas específicamente. Así se alcanzarán los mejores resultados.

Antes de comenzar a diseñar un programa de Pilates postparto habrá que tener en cuenta algunos factores, entre ellos será importante saber el tipo de parto, variable que determinará cuando la mujer puede comenzar con la práctica de ejercicio físico, aunque en cualquier caso, antes de comenzar cualquier práctica, habrá que atender en primer lugar a las recomendaciones médicas.

La práctica de los ejercicios de pilates te pueden ayudar a disminuir el cansancio, el dolor de espalda, el estreñimiento, la retención de líquidos, la ansiedad y la depresión. Sirve para ganar fuerza y resistencia física, elevar el nivel energético, mejorar la postura y la alineación del cuerpo, la circulación y la sensación general de bienestar. Con la práctica de ejercicios de pilates puedes mejorar tu autoestima porque al sentirte mejor con tu físico ganarás en autoconfianza.

La concentración en fortalecer tu parte física, te ayudará a ganar claridad mental y te será más fácil encontrar el equilibrio en tu vida porque habrás encontrado un poco de tiempo para ti. Descubrirás cuánto puede mejorar tu maternidad cuando te tomas tiempo para ti misma. Pero cuando es imposible buscar tiempo para ti, o por el contrario no quieres separarte de tu bebé, otra alternativa de hacer ejercicio postparto, de una forma distinta, es practicar pilates con el bebé.

Puede ser una forma muy útil para esas ocasiones donde las madres, que anteriormente practicaban este método, no tienen la oportunidad de hacer una escapada al gimnasio o en vez de hacer ejercicio en casa, prefirieren aprovechar el poco tiempo libre mientras su hijo/a duerme, para otros fines como bien puede ser descansar. Por consiguiente, esta opción se presenta como una divertida manera de trabajar madre y peque sin ser por ello una forma menos seria de entrenamiento, incorporando al bebé a los ejercicios a la vez que juega con él o ella y lo estimula.

Beneficios para el bebé:

- Potencia su desarrollo físico. Desarrolla habilidades sociales, estilo de imitación, las pautas de atención, la curiosidad, la memoria, el desarrollo del lenguaje, el sentido de la lógica, la intuición, la agilidad física…

- Favorece el crecimiento. Estimula el crecimiento emocional, intelectual y motor.

- Mejora la percepción de su cuerpo.

- Agiliza la movilidad.

- Relaja su estado general.

- Estimula su desarrollo neurológico y motor. Mejora habilidades motoras. Observa mejor el entorno (cuando está sobre la madre). Adquiere mayor conciencia de los músculos. Estar en el suelo estimula la exploración y adquieren mayor confianza.

- Aumenta la concentración. Mejora el desarrollo de la memoria, habilidades de discriminación sensorial, funcionalidad intelectual.

- Mejora habilidades sociales y lingüística del niño.

- Ofrece nuevas perspectivas visuales, mejora el sistema vestibular desarrollando y mejorando los reflejos, habilidades motoras y alerta visual.

- Refuerza el vínculo con la mamá. Se siente motivado, disfruta de la atención de la madre, se esforzará por aprender y por comunicarse, comprender el comportamiento y las consecuencias.

Beneficios para la mamá:

- Te recupera del dolor físico y del esfuerzo del nacimiento.

- Mejora la postura. Cambiar la postura para estar de pie, sentada, dormida, disfrutar del sexo, caminar y cargar objetos.

- Recupera la tonicidad muscular. Estar más tonificada y en forma de lo que estabas antes del embarazo.

- Previene la incontinencia urinaria.

- Tonifica el abdomen. Deshacerte de la tripita del embarazo y los kilos de más.

- Disminuye los dolores de espalda.

- Adquirir fortaleza física y energía mental.

- Evita lesiones.

- Refuerza el vínculo con el bebé.

Volver